ESCUELA DE LA
EXCELENCIA

Ven, hace días que te espero

[X] Close

Mini cursos GRATIS

con Eduardo Llanos

3 caminos para acercarte a Dios

10 minutos

12 sesiones,

que transformarán tu soledad en gozo

¿Quieres deshacerte de esa ansiedad
que a veces te llega sin razón alguna?

Un sano ego-centrismo siempre es bueno.

Julio 14, 2016

Hemos hablado ya de que en nuestra cultura el egoísmo tiene necesariamente una connotación muy negativa. Y, por otra parte, solemos premiar con nuestra admiración a las personas generosas, serviciales, “entregadas”… hasta el extremo. Y hasta que un día, presas del desgaste, caen enfermas física o mentalmente. ¿Por qué parece ser a veces tan injusta la vida…? ¿Porque la vida castiga a los buenos? Más allá de un tema moral, la respuesta está en aprender el equilibrio esencial que le quita la etiqueta de malos a los egoístas y la de héroes a los “entregados”, y que convierte cualquier actividad en la que nos decidamos involucrar en un proyecto exitoso. ¿Y cuál es este equilibrio…? Yo propongo una fórmula extremadamente simple y antigua… que reza: el más sano egocentrismo, para el más eficaz alocentrismo. Una fórmula que si bien es extremadamente simple de decir, no siempre es fácil de poner en práctica en un mundo tan agitado y lleno de exigencias. Sin embargo, comprender desde sus raíces, estos conceptos, puede ayudarnos a interiorizarlos y, con ello, a comenzar a practicarlos. Ego centrismo es esa energía o movimiento interno de la psique de una persona, que le permite concentrarse y ocuparse de sí misma… Alo centrismo, viene de alius, allí o "el otro", y es por ello que la palabra algo centrismo nos indica un movimiento interno de la psique que… le permite a la persona concentrarse y ocuparse de los demás… Y aquí es donde está el quid del asunto, porque, volviendo nuevamente a la simpleza de esta fórmula, y dicho en términos coloquiales, “nadie da lo que no tiene”. Esta es la explicación del desgaste en el que muchas veces caen las personas que solamente, como dicen, “viven para los demás”. Tan sencillo como el procedimiento que todo aquél que haya viajado en avión conoce respecto a las mascarillas de aire en caso de baja de presión… Primero tengo que ponérmela yo, y luego mi acompañante. Si yo no estoy bien… no puedo ayudar a mi vecino. Es un mero principio de supervivencia. Sin caer en el egoísmo, es decir, en una exagerada atención a mí mismo, un sano egocentrismo, que me permita cuidar de mi salud, de mis horas de sueño, y de llevar a mi vida todo aquello que me haga feliz… es la clave para poder servir realmente a los demás. O lo que es lo mismo, a fin de ser capaces de practicar el más eficaz alocentrismo, en mi vida profesional, laboral y… de servicio… volcándome sobre los demás. Y convirtiendo mi trabajo en un éxito. Así pues, recuérdalo… el más sano egocentrismo, para el más eficaz alocentrismo. Amor, Alegría y Paz, para ti y para todos. Eduardo Llanos San Millán.

¿Tienes las tres características de las personas independientes?

Agosto 4, 2016

Nacemos en la dependencia, pero tenemos que conquistar la independencia, la cual tiene tres cualidades muy claras, que nos indican si estamos o no creciendo, si estamos o no en el camino. Son parámetro para medir mi avance en este proceso, para medir mi grado de independencia… en la medida que las posea. Y las enunciamos con tres palabras griegas: 1) Autarquía. 2) Autocracia. 3) Autonomía. 1) Autarquía significa que la persona se basta a sí misma. No dependemos de los padres u otras personas para los alimentos, para el vestido o en términos económicos o emocionales. Incluso, cuando hay sufrimiento, esta persona vuelve a poner “los pies sobre la tierra“ y continua caminando. Esto se distingue por completo de aquellas parejas que se casan con la expectativa de que la otra persona las haga felices… En cuya circunstancia podemos decir que ya está todo perdido desde el principio, pues aquella pareja o matrimonio que resolverá las dificultades que siempre vienen es aquél en el que ambas personas son independientes, y los dos se quieran y los dos se entreguen, se amen, y se enriquezcan. Es válido apoyarse cuando uno se está cayendo, esto es válido transitoriamente, pero no permanentemente. Y esto tiene que ver con el carácter, y es por ello que el TaFORIN (Taller de Formación Humana del cual emana este concepto) es tan relevante, porque si nosotros descubrimos que se trata siempre del trabajo que tenemos que hacer con nosotros mismos, las cosas pueden cambiar mucho. El mundo cambia si tu cambias, pero tienes que forjar tu carácter que es esta primera autarquía… bástate a ti mismo. Nacemos solos. Morimos solos. Tenemos que aprender, a ser nosotros mismos, en esta existencia maravillosa que Dios nos ha dado, capaces de bastarnos, material y espiritualmente… pues es imposible que se entregue la persona que no se basta a sí misma. No puede darse quien no se posee. 2) Autocracia, es el gobierno de mí mismo. Los seres humanos, queramos no, hombres y mujeres… tenemos un fondo muy difícil. En términos de teología cristiana, es el pecado original. En términos de filosofía, es esta especia de lobo que habita dentro de nosotros, egoísta, codicioso, soberbio, y podemos complementar con los llamados 7 pecados capitales… lujuria, ira, gula, pereza, avaricia. Todo esto está siempre latente dentro de cada uno de nosotros. Entonces, si no hay un carácter, apoyado por la gracia o por alguna espiritualidad amorosa… este fondo o sustrato humano que tiene siempre la posibilidad de una inclinación hacia estos caminos, aflorará. Y, si no ejerzo la autocracia, es decir, el dominio de mí mismo, entonces los instintos, los caprichos, las veleidades, las soberbias… se apoderan de mí, y destruyen mi vida. Quizás llegue yo a convertirme en una persona quizás rica materialmente, pero muy pobre, humanamente hablando, sin este carácter o gobierno, alguien que, a la llegada de un impulso cualquiera… se vuelve esclavo de este mismo, de modo tal que no puedo convivir, ni respetar a los demás en lo que son pues comienzo por no respetarme a mí mismo ya que son mis instintos y mis tendencias, no siempre constructivas, las que me dominan. 3) Autonomía… no significa hacer lo que “me da la gana”, sino que “mis leyes” personales, están basadas en principios universales. Significa que mis leyes personales no soy mis caprichos, sino principios universales de respeto, de amor, de entrega, de solidaridad. Es por ello que alguien con una verdadera autonomía no necesita policías que le vigilen… pues actúa por encima incluso de cualquier ley positiva o constructiva que alguien pueda pensar, dado que su ley es EL AMOR. El mundo que sueño, lo creo en mí. Eduardo Llanos San Millán.

Taller de Conversión Transformación e Identificación con Cristo
"Caras vemos, corazones no sabemos", dice el dicho. ¿Cómo encontrar la verdadera felicidad? ¿Esa que no depende de las circunstancias? Adéntrate en la sabiduría espiritual capaz de rescatar de la insatisfacción al más infeliz de todos los seres.
Ver Video