Espiritualidad Contemporanea
Bendita debilidad, bendita limitación…

Bendita debilidad, bendita limitación…

Aquí está Dios ¿no te parece?

Aquí está Dios ¿no te parece?

Hablando de debilidades y de limitaciones, lo más probable en nuestra vida es que seguiremos, hasta el último de nuestros días, acompañados de ellas, ¿pero qué será lo más importante respecto a este asunto? ¿Lamentarnos al respecto? No lo creo…

Pues hay algo que hace valiosas estas nuestras “fallas” humanas, sí, lectora, lector, valiosas… Y es el hecho de que ellas nos permiten encontrar el camino, apoyados en la gracia de Dios, para que estas mismas debilidades y limitaciones no sean un obstáculo en nuestra vida, sino un motivo para que Dios trabaje más en nosotros…

De manera que, en vez de decir: no puedo hacer “esto” ó lo “otro” por “éstas” o “aquéllas” debilidades o limitaciones, que están aquí ante mis ojos, y que no pueden ser borradas “de un plumazo” como yo quisiera… En vez de esto, me abro a la gracia de Dios, tal y como San Pablo hace en la segunda carta a los Corintios, cuando dice “llevo un aguijón en mi carne”, y aunque la historia no nos cuenta más detalles… el hecho importante es que el Santo relata: “tres veces he pedido a Dios que me lo quite, y Dios siempre me responde: mi gracia te basta porque mi poder infinito se despliega en tu debilidad”.

A la luz de lo cual podemos reflexionar sobre la forma en la que Dios permite que seamos finitos (que nuestra vida temporal acabe) y que tengamos debilidades y limitaciones para que, de esta forma, su Divina Naturaleza pueda “vaciarse” en nosotros y compensar esas fallas, así como también para que nosotros superemos los problemas CON ÉL y EN ÉL.

Ante lo cual es precisamente que podemos casi llegar a afirmar… ¡benditas limitaciones! ¡benditas debilidades! Si ellas son el motivo y el medio que permite que Dios vierta sus gracias en mí, inundándome… y transformándome.

Así sea, querida lectora, lector, que la gracia de Cristo nos colme de fuerza y perseverancia ante todas y cada una de nuestras necesidades internas. Así sea.

Amor, Alegría y Paz, para ti y para todos.
Eduardo Llanos San Millán.

Deja tu comentario

Comunidad
Eduardo Llanos

serie de
videos GRATIS
12 VIDEO TIPS PARA SER
FELIZ Y VIVIR EN PLENITUD
ENTREGADOS SEMANALMENTE
A TU CORREO ELECTRÓNICO

Mide aquí tu espiritualidad

Septiembre 8, 2016

¿Te gustaría saber qué tan espiritual eres? Saber esto no es tan subjetivo ni tan complicado como pudiera parecer a primera vista. De hecho, si entendemos qué son los valores espirituales, es fácil entender qué tan espirituales... somos. Un valor espiritual es aquél que tiene que ver con la unidad y, en última instancia, con el amor. Todos aquellos valores que tienden a generar unidad y armonía entre las personas, son valores que provienen del sustrato básico del amor y, por ende, son valores espirituales. Y para poner esto en práctica, antes que nada tienes que hacer valer el amor contigo mismo@. Concretamente.. creando en tu ser: unidad. Siendo coherente con tus pensamientos, sentimientos, acciones; buscando el imperio o reinado de la unidad dentro de tu propia persona, eligiendo cuidadosamente la calidad de tus pensamientos, pues de la calidad de la calidad de nuestros pensamientos depende todo lo demás. Quien crea a su alrededor y en su propia persona constantemente conflictos y divisions... no es un ser muy espiritual. En cambio, son tremendamente espirituales aquellas personas que, sencillamente, saben unir... Y aquí es importante hacer una aclaración en el sentido de que hablar de espiritualidad, no es lo mismo que hablar de religión. Sencillamente: quien crea conflicto se aleja de la espiritualidad, quien genera soluciones y reconciliaciones... ES ESPIRITUAL. El mundo que sueño, lo creo en mí. Eduardo Llanos San Millán.

Lo más importante de todo


¿Cuánto podría cambiar la faz de la tierra si los que creemos en un Dios que es Amor, realmente nos decidiéramos a vivir con amor?



Reflexiona, junto con Eduardo, el autor del libro, en torno a estas preguntas y muchas otras que transformarán tu vida.
...Leer más
Queremos Escucharte
Escríbenos
Síguenos
Cuéntanos