Espiritualidad Contemporanea
El truco de la felicidad…

El truco de la felicidad…

Apuesta por lo que realmente vale la pena...

Apuesta por lo que realmente vale la pena…

El ser humano puede serlo todo y experimentarlo absolutamente todo. Todo lo bueno o todo lo malo… Y así también, cuando de buscar la felicidad hablamos, puede caer en el espejismo de una satisfacción inmediata y fugaz y quedarse ahí para siempre, perdiendo la oportunidad de ser feliz, o bien optar por cultivar el valioso tesoro de la felicidad duradera…

En la película La Sal de la Tierra, esta dualidad del ser humano, queda hondamente plasmada, dejándonos ver cómo podemos ser cada vez más semejantes a Dios en gozo y bondad, o bien, caer en una espiral exactamente opuesta, espantosa y trágica, que finalmente acaba con nosotros mismos.

En el mal y la falsedad que muchas veces se nos ofrece en la vida cotidiana, hay un terrible engaño. La persona que cae en acciones deshonestas o que constantemente privilegia las cosas superficiales sobre las cosas valiosas de la vida, cree que se beneficia… sin darse cuenta de que, en breve se topará con la cruda realidad.

Santo Tomás tiene una frase interesante que para mí ilumina por completo esta idea, dice: “el pecado es una verdadera ‘estulticia” (tontería), porque perdemos un bien mayor, quedándonos con un bien menor”.

En otras palabras, obrar sin considerar los verdaderos valores humanos, es “un mal negocio”.

Quien roba, por ejemplo, una cartera, se pudo haber quedado con $5,000.00 pesos, pero puede estar perdiendo una amistad que le podría haber dado millones de pesos en la vida, o bien, sencillamente, el infinito tesoro de una bella amistad…

Así pues, dicho en una forma quizás brusca, es estúpido, o “ciego” hacer el mal o, lo que es lo mismo, optar por un bien inmediato (quedarnos con una cartera) sabiendo que hay un bien mucho mayor a nuestro alcance aunque no de modo inmediato (la amistad y la confianza de una persona si le devolvemos su cartera…).

Lo que nos impide actuar de esta forma con mucha frecuencia es el hecho de que llegamos a “encandilarnos” o deslumbrarnos, creyendo que estamos haciendo “el gran negocio”, cuando a final de cuentas es una gran pérdida.

Pero hay siempre que estar alertas. Ese es parte del truco de la felicidad…

Y, para decirlo con toda claridad, me gustaría citar un libro que se llama “Ética para Amador”, de Fernando Savater (un símil que este autor quiere hacer con Aristóteles, que escribió “Ética para su hijo Nicómaco). El mensaje fundamental de este libro es: “aprende a ver a lo lejos“, para que no te “encandiles” o deslumbres, para que no pienses que ganas mucho en lo inmediato y fácil, para que te des cuenta de que lo mucho que piensas que vas a ganar haciendo el mal, es tan poco que lo dejarías con toda facilidad si superas lo mucho que vas a tener después si hoy obras dando prioridad a tus valores más altos, A LOS BIENES MAYORES.

En este sentido cabe citar también de un querido amigo mío, una frase que tenía en su computadora y que se me quedó grabada: “Cercana a la felicidad, está la actitud de quien sabe renunciar a lo que quiere ahora por lo que quiere finalmente… ” Repito: “cercana a la felicidad está la actitud…” Y aquí, es importante resaltar que la actitud tiene que transformarse en hábito. Y continuando… “de quien sabe renunciar a lo que quiere ahora, por lo que quiere finalmente”. ¿Y qué queremos finalmente? Queremos el bien mayor sobre el bien menor, el bien verdadero, sobre el bien falso, el bien real, sobre el bien aparente…

De ello hablaremos más a profundidad en el TAFORIN, Taller de Formación Integral Humana. Escríbenos a info@espiritualidadcontemporanea.com

Amor, Alegría y Paz, para ti y para todos.
Eduardo Llanos San Millán.

3 Comentarios para El truco de la felicidad…

  1. María Teresa Gonzalez dice:

    Estoy de acuerdo con tu manera de pensar Eduardo
    Esa es la única manera de transformarnos en esta época que estamos viviendo con cero ética y mucho Egoísmo

  2. María Teresa Gonzalez dice:

    Eduardo, quiero entrar a TAFORIN, espero información para inscribirme

    María Teresa González

  3. Cecilia Luna dice:

    Me encanta la reflexión.
    Felicidades por la labor tan maravillosa.
    Que Dios nos siga llenando de bendiciones.
    Saludos.

Deja tu comentario

Comunidad
Eduardo Llanos

serie de
videos GRATIS
12 VIDEO TIPS PARA SER
FELIZ Y VIVIR EN PLENITUD
ENTREGADOS SEMANALMENTE
A TU CORREO ELECTRÓNICO

ASUNTO: Un desnudo: ¿bien?, ¿mal? No te dejes confundir…

Septiembre 22, 2016

“Hay valores que, de suyo, no entran en el orden moral… eso es lo que significa amorales, Entonces tenemos tres cosas, hay lo moral, lo inmoral (digamos lo ético y lo no ético ) y lo amoral, que sería un campo que está fuera de lo moral, que es de alguna manera: neutro. Cuando hablamos de UNIDAD Y BONDAD definitivamente estamos en un campo moral, porque es posible escoger, de lo que se me presenta, el bien mayor o el bien menor. En pocas palabras, puedo escoger unir o puedo escoger dividir. Aquí, cualquiera de mis acciones, tiene una clasificación en la ética, que es la que estudia la bondad o maldad de los actos humanos, pero si llegamos a la ciencia, la ciencia es buena o es mala…? Y aquí la respuesta es que puede ser buena o mala, dependiendo del uso que hagamos de ella… Y, en otro ejemplo, tenemos el arte, la técnica… ¿son buenos o son malos…? Y aquí dependerá también del uso que hagamos de ellos. Si utilizo la técnica para destruir, la vuelvo “mala”… Pero, de suyo, la técnica, es, digamos, “indiferente” o dicho con otras palabras, es amoral, no está en la clasificación del orden moral, y lo que le da moralidad, es el uso que yo haga de ella. Son estos los valores humanos que no tienen connotación moral, ejemplos adicionales de esto son: la riqueza, y los valores económicos… son neutros en sí mismos, todo depende de cómo se distribuye, cómo se organiza, reparte; y volvemos a los valores intelectuales, a la ciencia… que descubre la energía atómica, la cual puede ser utilizada, sin contaminar, para beneficiar a un número enorme de personas, pero también puede ser utilizada para crear bombas atómicas; también podemos ir a los valores estéticos… y aquí toparnos con el problema de la belleza, cuando estamos ante un desnudo, en el arte, es una belleza, pero el desnudo en la pornografía, lleva otra finalidad, Y aquí nos topamos con la naturaliza humana, que puede sacar de cuestiones que en sí mismas son buenas… un bien mayor o, tristemente, una calamidad, según el uso que se les dé. Abramos bien los ojos. El mundo que sueño, lo creo en mí.  Eduardo Llanos San Millán

Lo más importante de todo


¿Cuánto podría cambiar la faz de la tierra si los que creemos en un Dios que es Amor, realmente nos decidiéramos a vivir con amor?



Reflexiona, junto con Eduardo, el autor del libro, en torno a estas preguntas y muchas otras que transformarán tu vida.
...Leer más
Queremos Escucharte
Escríbenos
Síguenos
Cuéntanos