Espiritualidad Contemporanea
Hoy puedes comenzar de CERO.

Hoy puedes comenzar de CERO.

Ven, hoy puedes comenzar de cero...

Ven, hoy puedes comenzar de cero…

¿Qué es la ansiedad? Ésta ocurre cuando traemos a nuestro presente “una dosis exagerada de futuro”. En otras palabras, es bueno planear, pensar en el futuro, pero sin inquietudes, como dice el dicho: “a cada día su propio afán”… Pues hay que recordar siempre que la Providencia por encima de todos nosotros. Dice en el capítulo 6 de San Mateo: “ustedes no sean como los paganos, que están pensando qué van a comer o con qué se van a vestir, ya sabe su Padre Celestial que tienen necesidad de todas estas cosas, ustedes busquen primero el Reino y su justicia y lo demás se les dará por añadidura”.
Cuando estamos en ansiedad estamos en constante… “¿qué va a pasar…?”, “¿qué va a pasar con los narcos, con la economía, con la violencia…?”, “¿qué va a pasar con México…?”, “si ya hasta el Papa Francisco comentó al respecto…”, etcétera… El punto es que, como dije hace un momento, “estamos trayendo al presente una dosis exagerada de futuro”.
Y, por otro lado, cuando hablamos de depresión, estamos trayendo una dosis exagerada del pasado al presente…
Y lo que tienen en común la ansiedad y la depresión, es que ambas son dos maneras trágicas de echar a perder el presente, cargándolo de demasiado futuro —ante lo cual la respuesta es entender nuestra condición seres amados por Dios—, o de demasiado pasado —ante lo cual nos resta, sencillamente, arrepentirnos con sinceridad- y seguir adelante…
Porque el presente Dios nos lo está regalando siempre, como una página en blanco, como una oportunidad única y limpia de recomenzar. Su amor incondicional nos dice: si me has pedido bien perdón, Yo ya me olvidé de tus pecados.
Y aquí, para que entendamos la importancia de tomar esto al pie de la letra, cabe decir que una práctica de la que se quejan mucho los sacerdotes tiene que ver con personas que se van a confesar, una y otra vez, cada cuatro días, cada cinco días, y confiesan sin cesar los mismos pecados…
¿Qué pasa aquí…? Sencillamente no se están arrepintiendo de sus pecados profundamente, no están asumiendo el dolor que sienten, ni tampoco el propósito de cambiar, quedándose siempre en la misma rutina. Y así, a una persona en esta situación, ya sea alguien más o nosotros mismos, podemos decirle/decirnos: si Dios ya te perdonó por los pecados de tu vida pasada, volver a confesar éstos mismos pecados, una y otra vez, va en contra del mensaje divino que nos transmite Isaías: tan lejos como están el Oriente del Occidente, así alejo Yo de Mí, tus pecados, porque una vez que te los he perdonado… si eran rojos como la grana, yo los dejaré blancos como la lana o como la nieve, ya no estés tú recordándolos, eres tú el que estás atormentando tu conciencia y tu ser de una manera indebida, pues no estás creyendo en Mi perdón, no estás creyendo que yo te he perdonado…
En fin, lectora, lector, vivamos hoy el presente, completamente liberados del pasado… y de el futuro. Si Dios nos da la libertad ¿qué derecho tenemos nosotros de quitárnosla…?

Amor, Alegría y Paz, para ti y para todos.
Eduardo Llanos San Millán.

2 Comentarios para Hoy puedes comenzar de CERO.

  1. yannet dice:

    Buenos días muy bonito me e quedado deslumbrada de sus palabras q te asen reflexionar abrazos y q 😘😘😘

Deja tu comentario

Comunidad
Eduardo Llanos

serie de
videos GRATIS
12 VIDEO TIPS PARA SER
FELIZ Y VIVIR EN PLENITUD
ENTREGADOS SEMANALMENTE
A TU CORREO ELECTRÓNICO

Mide aquí tu espiritualidad

Septiembre 8, 2016

¿Te gustaría saber qué tan espiritual eres? Saber esto no es tan subjetivo ni tan complicado como pudiera parecer a primera vista. De hecho, si entendemos qué son los valores espirituales, es fácil entender qué tan espirituales... somos. Un valor espiritual es aquél que tiene que ver con la unidad y, en última instancia, con el amor. Todos aquellos valores que tienden a generar unidad y armonía entre las personas, son valores que provienen del sustrato básico del amor y, por ende, son valores espirituales. Y para poner esto en práctica, antes que nada tienes que hacer valer el amor contigo mismo@. Concretamente.. creando en tu ser: unidad. Siendo coherente con tus pensamientos, sentimientos, acciones; buscando el imperio o reinado de la unidad dentro de tu propia persona, eligiendo cuidadosamente la calidad de tus pensamientos, pues de la calidad de la calidad de nuestros pensamientos depende todo lo demás. Quien crea a su alrededor y en su propia persona constantemente conflictos y divisions... no es un ser muy espiritual. En cambio, son tremendamente espirituales aquellas personas que, sencillamente, saben unir... Y aquí es importante hacer una aclaración en el sentido de que hablar de espiritualidad, no es lo mismo que hablar de religión. Sencillamente: quien crea conflicto se aleja de la espiritualidad, quien genera soluciones y reconciliaciones... ES ESPIRITUAL. El mundo que sueño, lo creo en mí. Eduardo Llanos San Millán.

Lo más importante de todo


¿Cuánto podría cambiar la faz de la tierra si los que creemos en un Dios que es Amor, realmente nos decidiéramos a vivir con amor?



Reflexiona, junto con Eduardo, el autor del libro, en torno a estas preguntas y muchas otras que transformarán tu vida.
...Leer más
Queremos Escucharte
Escríbenos
Síguenos
Cuéntanos