Espiritualidad Contemporanea
Tu libertad personal, ¿de qué depende?

Tu libertad personal, ¿de qué depende?

Estas cuerdas, las desatarás tú y nadie más...

Estas cuerdas, las desatarás tú y nadie más…


Tu libertad personal ¿de qué depende?

Si nuestro reto es ser personas plenas. ¿Cuál es “el mundo” que tenemos que arreglar o poner a punto? ¿Será el “mundo” de afuera o el de dentro…? O, dicho de otro modo, para que yo pueda cambiar mis relaciones personales ¿cuál es el camino más fácil…? ¿El que yo me haga responsable de un cambio conmigo mismo o que pretenda hacerme responsable del cambio de los demás?

En este sentido podríamos trazar una especie de diagonal que dividiera todos aquellos valores de nuestra vida en dos grupos: aquellos que se enfocan en cambiar y controlar nuestro entorno y aquellos que se enfocan en cambiar y controlar, en primer lugar, nuestra vida o mundo personal.

Gorbachov, el gran estadista ruso que, a través de la “Perestróika” impulsó el enorme cambio de su país, se preguntó, junto con su equipo cómo realizar esta transformación… ¿a través de las personas o de las instituciones? Y la respuesta, aparentemente sesuda, fue: hay que impulsar el cambio en ambas esferas, es decir, tanto en la personal, como en la institucional. Sin embargo al final de su libro, “La búsqueda de un nuevo comienzo”, Gorbachov dice, con un dejo de tristeza: nos dimos prisa en cambiar las instituciones, y se nos olvidó cambiar a las personas.

Por su parte, Voltaire, filósofo, de gran capacidad, dijo: si solamente se busca el cambio a través de reformas, instituciones, leyes, reglamentos etc., y no cambian las personas… a final de cuentas, las personas se encargarán de que las leyes se adapten al modo antiguo de hacer las cosas.

De este modo, si queremos hacer un cambio real, es importante enfrentarnos y asumir la responsabilidad de REALIZARLO Y COMPROMETERNOS POR NOSOTROS MISMOS, abandonando la pretensión constante a veces muy ruidosa y a veces sutil… de que mi vecino cambie. Es necesario tener la entereza, el valor, la fuerza, el coraje de cambiar nosotros, para lograr los cambios que deseamos.

Al hacerlo, los resultados, sin serlo, muchas veces parecen mágicos… Haciendo eco un poco de una frase que me gusta mucho y que te comparto, querida lectora, lector, como colofón de esta pequeña reflexión: nada ha cambiado, excepto mi actitud, pero por eso, todo ha cambiado.

El mundo que sueño, lo creo en mí.
Eduardo Llanos San Millán

6 Comentarios para Tu libertad personal, ¿de qué depende?

  1. Maria dice:

    Hermosa reflexión, gracias por compartirlas. Saludos

  2. Maria reyes pech pat dice:

    Muy muy intenso. Gracias por sus reflexiones.la ultima frase està super. Gracias Eduardo. Bendiciones!!!

  3. Daniel Jimenez Martinez dice:

    Hola buenas tardes para todos…

    Maestro sin duda nuestra libertad depende de nuestra Actitud mental, me encanta la ultima frase, algo que he notado que entre más profundo es un pensamiento nuestra actitud se va moldeando, eso me motiva a continuar con el cambio que deseo en mi persona, muchas gracias Maestro por compartir tan valiosa información…saludos!!

  4. Jose Luis Martinicorena Garcia dice:

    El efecto y la causa. Lo que yo hago tiene un efecto. Y siempre haré algo. Pero si me aparto de lo que está hecho por ahí no influirá en mi.
    Si yo rezo, es mi fuerza que tiene un efecto.Y si me aparto de los que atacan a la Iglesia, no influirán en mi. Sencillo. Jose Luis

  5. Angeles Giraldos Becerro dice:

    Creo que es la clave de la auténtica libertad, pero requiere un esfuerzo personal , que no todas las personas tienen el valor de afrontar. Y , una incomprensión por parte del otro , que suele ser dolorosa y muy dura . Porque no todo el mundo va al estar dispuesto al aceptarte como eres, sino como andas ellos les gustaría que fueras

  6. Maria dice:

    Me encanta y tiene mucha razón en su ultima frace, Dios lo bendiga y lo siga iluminando para que nos siga compartiendo sus sentimientos. Gracias

Deja tu comentario

Comunidad
Eduardo Llanos

serie de
videos GRATIS
12 VIDEO TIPS PARA SER
FELIZ Y VIVIR EN PLENITUD
ENTREGADOS SEMANALMENTE
A TU CORREO ELECTRÓNICO

ASUNTO: Un desnudo: ¿bien?, ¿mal? No te dejes confundir…

Septiembre 22, 2016

“Hay valores que, de suyo, no entran en el orden moral… eso es lo que significa amorales, Entonces tenemos tres cosas, hay lo moral, lo inmoral (digamos lo ético y lo no ético ) y lo amoral, que sería un campo que está fuera de lo moral, que es de alguna manera: neutro. Cuando hablamos de UNIDAD Y BONDAD definitivamente estamos en un campo moral, porque es posible escoger, de lo que se me presenta, el bien mayor o el bien menor. En pocas palabras, puedo escoger unir o puedo escoger dividir. Aquí, cualquiera de mis acciones, tiene una clasificación en la ética, que es la que estudia la bondad o maldad de los actos humanos, pero si llegamos a la ciencia, la ciencia es buena o es mala…? Y aquí la respuesta es que puede ser buena o mala, dependiendo del uso que hagamos de ella… Y, en otro ejemplo, tenemos el arte, la técnica… ¿son buenos o son malos…? Y aquí dependerá también del uso que hagamos de ellos. Si utilizo la técnica para destruir, la vuelvo “mala”… Pero, de suyo, la técnica, es, digamos, “indiferente” o dicho con otras palabras, es amoral, no está en la clasificación del orden moral, y lo que le da moralidad, es el uso que yo haga de ella. Son estos los valores humanos que no tienen connotación moral, ejemplos adicionales de esto son: la riqueza, y los valores económicos… son neutros en sí mismos, todo depende de cómo se distribuye, cómo se organiza, reparte; y volvemos a los valores intelectuales, a la ciencia… que descubre la energía atómica, la cual puede ser utilizada, sin contaminar, para beneficiar a un número enorme de personas, pero también puede ser utilizada para crear bombas atómicas; también podemos ir a los valores estéticos… y aquí toparnos con el problema de la belleza, cuando estamos ante un desnudo, en el arte, es una belleza, pero el desnudo en la pornografía, lleva otra finalidad, Y aquí nos topamos con la naturaliza humana, que puede sacar de cuestiones que en sí mismas son buenas… un bien mayor o, tristemente, una calamidad, según el uso que se les dé. Abramos bien los ojos. El mundo que sueño, lo creo en mí.  Eduardo Llanos San Millán

Lo más importante de todo


¿Cuánto podría cambiar la faz de la tierra si los que creemos en un Dios que es Amor, realmente nos decidiéramos a vivir con amor?



Reflexiona, junto con Eduardo, el autor del libro, en torno a estas preguntas y muchas otras que transformarán tu vida.
...Leer más
Queremos Escucharte
Escríbenos
Síguenos
Cuéntanos