Espiritualidad Contemporanea
Tu utopía personal y la mortal herida…

Tu utopía personal y la mortal herida…

Cada paso estás más cerca...

Cada paso estás más cerca…

Hoy en día hay muchos autores que hablan de que son imposibles las utopías universales. Poner de acuerdo a toda la humanidad, alcanzar metas para todos los países… Pero nadie ha podido quitarle importancia a las utopías personales, y esto quiere decir que en este ámbito, de lo personal, cada uno escribimos la historia. Es decir, el proyecto que tú te pongas, no tiene límite, mientras tú lo soportes y tú le pongas coherencia, energía fe, trabajo, constancia… haciendo que ese sueño se convierta en realidad.

Así que, si bien es difícil que alguien logre unificar al mundo, es perfectamente posible que yo sea un ser humano pleno, a nivel individual y comunitario. Es, por supuesto una tarea que requiere de trabajo, y que a veces es compleja y hasta difícil, pero siempre POSIBLE.

Es por eso que a mí me emociona proponer metas para ti, que estén a nuestro alcance, siempre y cuando cumplamos con dos condiciones: coherencia y perseverancia.

Todo tiene su precio… y hay que pagarLO. Y si no se paga este precio nada VALIOSO va a pasar en tu vida o en mi vida si no somos coherentes y perseverantes.

Y aquí te comparto una frase de Gandhi, autor y activista social que liberó a la India del yugo de la colonia inglesa ejerciendo la no violencia, y que expresa esto con mucha fuerza: creer en algo, y no vivirlo, es deshonesto.

Nuestro mundo hoy padece un rompimiento entre el pensamiento/palabra y la acción. Unas cosas pensamos, y otras cosas hacemos. Es como una herida mortal, que nos mata internamente, que nos quita fuerza que nos quita autenticidad. Y, por el contrario, iremos ganando fuerza y autenticidad, en la medida en la que aquello que para nosotros es verdadero y valioso, forme parte de nuestra vida.

Este mismo autor del que te hablo, Gandhi, decía, si alguien como yo, “un pobre diablo como yo”, decía, “ha logrado cosas importantes… entonces”, decía con mucha humildad, “entonces cualquiera puede hacerlo. Estas palabras están en el inicio de su autobiografía que él mismo subtitula diciendo: “mi vida es la historia de mis experimentos con la verdad”. Es decir, reflexiona, cada vez que yo pensé que algo era verdadero, no lo dejé ahí para contemplarlo, sino que me puse a vivirlo… y ahí le hice el “test” de madurez. Si aquello me hacía mejor persona, y me permitía establecer mejores relaciones con mis semejantes, con la naturaleza, con mi propio cuerpo, con la vida… Entonces es verdadero.

Lo cual, lectora, lector, representa una intuición genial. Es decir, la verdad, si es auténtica, se traduce en bien. Y el bien, es el reflejo, en la acción de la verdad en la inteligencia. Y es así que Gandhi, de una manera extraordinaria, nos da una gran lección, tal y como lo hacen muchos de los grandes maestros de la historia que nos enseñan que no sirve de nada hablar, incluso “muy bonito” o que seas un gran orador… Lo esencial es que vivas lo que para ti es valioso, que esto sea parte de tu vida, que se te vea, sin que tengas que decirlo, que se identifique contigo con tu propia persona.

Amor, Alegría y Paz, para ti y para todos.
Eduardo Llanos San Millán.

3 Comentarios para Tu utopía personal y la mortal herida…

  1. Mónica Díaz Terés dice:

    FE DE ERRATAS:

    El título del libro es “Donde están tus heridas, ahí está tu salvación”

  2. Mónica Díaz Terés dice:

    Muy estimado Lalo:

    Te agradezco de corazón el valioso apostolado que realizas a través de este medio.
    Después de mucho tiempo, por fin comienzo a organizarme para darme tiempo de hacer las cosas que son importantes para mí, como leer tus mensajes semanales.
    Me parece muy atinada la decisión que has tomado de proporcionarnos un taller de formación integral. Personalmente he experimentado que, para conocer a Dios, es indispensable conocerse uno mismo.
    De hecho, Luis Erlin, autor de un pequeño librito llamado “Donde están tus heridas ahí está tu corazón”, dice que ¨el primer paso para la santidad es el conocimiento pleno de uno mismo”.
    Una vez más celebro la gran idea que has tenido de complementar las reflexiones de contenido religioso con este taller de formación humana. ¡Enhorabuena!!
    Muchas gracias gracias, Lalo, por el tiempo que tan amorosamente nos dedicas para compartirnos la gran sabiduría y conocimiento que has cultivado a lo largo de tu vida.
    Dios te siga bendiciendo, acompañando e iluminando.

    • Eduardo Llanos dice:

      Muchas gracias por tus palabras Mónica, qué interesante lo que comentas, buscaré el libro, el título me encanta porque me parece muy revelador. Bendiciones en este camino en el que caminamos juntos. Un abrazo. Eduardo.

Deja tu comentario

Comunidad
Eduardo Llanos

serie de
videos GRATIS
12 VIDEO TIPS PARA SER
FELIZ Y VIVIR EN PLENITUD
ENTREGADOS SEMANALMENTE
A TU CORREO ELECTRÓNICO

ASUNTO: Un desnudo: ¿bien?, ¿mal? No te dejes confundir…

Septiembre 22, 2016

“Hay valores que, de suyo, no entran en el orden moral… eso es lo que significa amorales, Entonces tenemos tres cosas, hay lo moral, lo inmoral (digamos lo ético y lo no ético ) y lo amoral, que sería un campo que está fuera de lo moral, que es de alguna manera: neutro. Cuando hablamos de UNIDAD Y BONDAD definitivamente estamos en un campo moral, porque es posible escoger, de lo que se me presenta, el bien mayor o el bien menor. En pocas palabras, puedo escoger unir o puedo escoger dividir. Aquí, cualquiera de mis acciones, tiene una clasificación en la ética, que es la que estudia la bondad o maldad de los actos humanos, pero si llegamos a la ciencia, la ciencia es buena o es mala…? Y aquí la respuesta es que puede ser buena o mala, dependiendo del uso que hagamos de ella… Y, en otro ejemplo, tenemos el arte, la técnica… ¿son buenos o son malos…? Y aquí dependerá también del uso que hagamos de ellos. Si utilizo la técnica para destruir, la vuelvo “mala”… Pero, de suyo, la técnica, es, digamos, “indiferente” o dicho con otras palabras, es amoral, no está en la clasificación del orden moral, y lo que le da moralidad, es el uso que yo haga de ella. Son estos los valores humanos que no tienen connotación moral, ejemplos adicionales de esto son: la riqueza, y los valores económicos… son neutros en sí mismos, todo depende de cómo se distribuye, cómo se organiza, reparte; y volvemos a los valores intelectuales, a la ciencia… que descubre la energía atómica, la cual puede ser utilizada, sin contaminar, para beneficiar a un número enorme de personas, pero también puede ser utilizada para crear bombas atómicas; también podemos ir a los valores estéticos… y aquí toparnos con el problema de la belleza, cuando estamos ante un desnudo, en el arte, es una belleza, pero el desnudo en la pornografía, lleva otra finalidad, Y aquí nos topamos con la naturaliza humana, que puede sacar de cuestiones que en sí mismas son buenas… un bien mayor o, tristemente, una calamidad, según el uso que se les dé. Abramos bien los ojos. El mundo que sueño, lo creo en mí.  Eduardo Llanos San Millán

Lo más importante de todo


¿Cuánto podría cambiar la faz de la tierra si los que creemos en un Dios que es Amor, realmente nos decidiéramos a vivir con amor?



Reflexiona, junto con Eduardo, el autor del libro, en torno a estas preguntas y muchas otras que transformarán tu vida.
...Leer más
Queremos Escucharte
Escríbenos
Síguenos
Cuéntanos